¿Tiene solución el remate de una casa?

Legal -

¿Tiene solución el remate de una casa?
16 votos

Cuando por alguna razón u otra dejamos de pagar los dividendos u obligaciones que tenemos con el banco que nos prestó dinero, nuestra casa puede caer en el muy temido remate. ¿Quieres saber qué puedes hacer si estás en este situación? Sigue leyendo esta información.

Un remate sirve para solventar las deudas que tienes

Muchas veces cuando escuchamos la palabra remate nos sorprendemos y lo vemos como algo lejano, algo de lo que no somos parte y que es muy difícil que nos pase a nosotros, incluso hacemos oídos sordos y nos olvidamos de que existen. Sin embargo, si tenemos un crédito hipotecario por pagar aún y, por alguna u otra razón, no tenemos el dinero suficiente para solventar los dividendos que nos cobran mensualmente, podemos ser victimas de un embargo y posterior remate de nuestra casa, una pesadilla en la que nadie quiere estar, pero que sabemos existe. ¿Quieres tener un poco más de información al respecto? ¿Tiene solución el remate de una casa? Te invitamos a leer lo siguiente.

Remate de una casa – Alternativas para el deudor

Si te ves al borde e la insolvencia, debido a un periodo prolongado sin trabajo o porque te fue mal en los negocios y apostaste todo mal, o por cualquier otra razón, lo más recomendable es analizar tu horizonte financiero de corto y mediano plazo. Si el resultado no es alentador, y ves que en los próximos meses ya estarás con deudas muy por sobre de lo que puedes pagar, es hora de ir tomando las siguientes medidas con tu casa si está hipotecada:

1. Renegociar tu crédito bancario:

Si todavía no caes en incumplimiento de pago de dividendos, puedes ir al banco a exponer tu situación y intentar renegociar tus cuotas, o intentar aplazarlas y obtener un período de gracia adicional.

Esta opción no es de las mejores, porque puede que el banco acepte tu situación y te alargue el periodo de pago, subiendo los intereses de una forma casi usurera. Pero cuando no hay mucho más por hacer, es una de las alternativas menos malas que existen para aliviarse un poco de los pagos sin dejar de pagar.

2. Vender tu casa:

Aunque tenga deuda, vender la casa es la mejor opción para pagar el crédito que falta pagar y hasta puedes quedarte con un diferencial a favor si la vender pasado un año contado desde la fecha en que la compraste.

3. Arrendar tu casa:

Ve si puedes mudarte a una casa más pequeña y arriendas la que tienes hipotecada, de este modo bajas sustancialmente tus gastos fijos. Paralelamente puedes renegociar con tu banco la deuda pendiente, antes que se produzca un embargo y posterior remate de la propiedad.

compra-de-casa-en-remate

4. Acudir a la Superintendencia de Insolvencia:

Si nada de lo anterior te resulta viable, o ya estás con muchas cuentas atrasadas y aún no te demandan judicialmente, acude a la Superintendencia de Insolvencia y presenta tu solicitud para repactar tus deudas con todos tus acreedores. La solicitud es gratis y si ves que tarda mucho la respuesta busca un abogado que te ayude a gestionar esto.

Acudir a la Superintendencia es conveniente siempre y cuando tengas más deudas que bienes.

5. Presentar recursos legales:

Si ya estás demandado, la última forma de defenderte de tus acreedores es presentar los recursos legales pertinentes para detener los embargos en tribunal. Uno de ellos son las excepciones. Un abogado te ayuda con estas gestiones, y eso te da un plazo de tiempo necesario para ir recuperando tu situación financiera, mientras mantienes todas las demandas por deudas detenidas. Esta es la mejor opción cuando ya has caído en la insolvencia y simplemente dejaste de pagar tus cuentas bancarias.

Lo que generalmente pasa en estos procesos, es que después de oponerte a los embargos, los acreedores pasan tu deuda a incobrables, y se cobran con los seguros.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

6. Dejar que rematen la propiedad:

Una de las peores opciones es permitir que te rematen la propiedad, porque nadie te garantiza que lo que se obtenga del remate alcance para cubrir la deuda, y podrías quedar con remanentes de deudas aún después del remate y eso sin contar con que quedarás con informes financieros horrorosos durante los próximos 5 años, luego de los cuales ya puedes solicitar una limpieza de todos esos informes para reiniciarte en materia financiera.

los bancos esperan 90 días antes de pedir un remate

¿Tiene solución el remate de una casa?

Si efectúas una negociación con la entidad acreedora días previos al remate, sí es posible detener el proceso de remate, pero esta negociación si o si implicará asumir un compromiso de pago. Por eso te damos estos consejos, muy útiles para ayudarte antes que se produzca la orden de remate.

Si ya te remataron la casa, y continúas viviendo en ella, debes saber que no te pueden sacar de la casa a menos que te demanden y ordenen legalmente el desalojo, situación que se da luego de unos meses, contados desde que se produjo el remate.