¿Tiene solución el remate de una casa?

Legal -

¿Tiene solución el remate de una casa?
12 votos

Cuando por alguna razón u otra dejamos de pagar los dividendos u obligaciones que tenemos con el banco que nos prestó dinero, nuestra casa puede caer en el muy temido remate. ¿Quieres saber qué puedes hacer si estás en este situación? Sigue leyendo esta información.

Un remate sirve para solventar las deudas que tienes

Muchas veces cuando escuchamos la palabra remate nos sorprendemos y lo vemos como algo lejano, algo de lo que no somos parte y que es muy difícil que nos pase a nosotros, incluso hacemos oídos sordos y nos olvidamos de que existen. Sin embargo, si tenemos un crédito hipotecario por pagar aún y, por alguna u otra razón, no tenemos el dinero suficiente para solventar los dividendos que nos cobran mensualmente, podemos ser parte de un remate de nuestra casa, una pesadilla en la que nadie quiere estar, pero que sabemos existe. ¿Quieres tener un poco más de información al respecto? ¿Tiene solución el remate de una casa? Te invitamos a leer lo siguiente.

Remate de una casa – Alternativas para el deudor

Si te ves al borde e la insolvencia, debido a un periodo prolongado sin trabajo o porque te fue mal en los negocios y apostaste todo mal, o por cualquier otra razón, lo más recomendable es analizar tu horizonte financiero de corto y mediano plazo. Si el resultado no es alentador, y ves que en los próximos meses ya estarás con deudas muy por sobre de lo que puedes pagar, es hora de ir tomando las siguientes medidas con tu casa si está hipotecada:

1. Renegociar tu crédito bancario:

Si todavía no caes en incumplimiento de pago de dividendos, puedes ir al banco a exponer tu situación y intentar renegociar tus cuotas, o intentar aplazarlas y obtener un período de gracia adicional.

Esta opción no es de las mejores, porque puede que el banco acepte tu situación y te alargue el periodo de pago, subiendo los intereses de una forma casi usurera. Pero cuando no hay mucho más por hacer, es una de las alternativas menos malas que existen para aliviarse un poco de los pagos sin dejar de pagar.

2. Vender tu casa:

Aunque tenga deuda, vender la casa es la mejor opción para pagar el crédito que falta pagar y hasta puedes quedarte con un diferencial a favor si la vender pasado un año contado desde la fecha en que la compraste.

Para acelerar este proceso, lo más recomendable es acercarte a una corredora de propiedades con cartera de clientes en tu sector, de modo que muestren tu casa a todos los interesados en comprar una casa por ese sector y así aumentan las posibilidades de venderla más rápido. Si dejas tu casa en manos de un corredor, asegúrate de estudiar bien su procedimiento de venta, de modo que sepas con anticipación todas las garantías que tendrás que dejar una vez se avance con la promesa de compra venta.

Publicar anuncios directamente en periódicos y sitios de inmuebles es también una buena forma de promover tu casa a la venta y no creas que da lo mismo un anuncio pagado que uno gratis. Los que pagas tienen una mayor exposición en internet y te permiten llegar a más gente en menos tiempo, además de aparecer en los primeros listados de búsqueda.

3. Arrendar tu casa:

Ve si puedes mudarte a una casa más pequeña y arriendas la que tienes hipotecada, de este modo bajas sustancialmente tus gastos fijos. Paralelamente puedes renegociar con tu banco.

compra-de-casa-en-remate

4. Acudir a la Superintendencia de Insolvencia:

Si nada de lo anterior te resulta viable, o ya estás con muchas cuentas atrasadas y aún no te demandas judicialmente, acude a la Superintendencia de Insolvencia y presenta tu solicitud para repactar tus deudas con todos tus acreedores. La solicitud es gratis y si ves que tarda mucho la respuesta busca un abogado que te ayude a gestionar esto.

Acudir a la Superintendencia es conveniente siempre y cuando tengas más deudas que bienes, caso contrario, no te conviene de ningún modo liquidar tus bienes adquiridos con deuda ya que muy probablemente tengas que liquidar todo y eso si que no es muy buena carta.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

5. Presentar recursos legales:

Si ya estás demandado, la última forma de defenderte de tus acreedores es presentar los recursos legales pertinentes para detener los embargos en tribunal. Un abogado seguro te cobra un porcentaje de todo lo que debes, pero te da un plazo de un año para ir recuperando tu situación financiera y tener todas las demandas por deudas detenidas. Esta es la mejor opción cuando ya has caído en la insolvencia y simplemente dejaste de pagar tus cuentas bancarias. Cuando esto pasa, debes estar atento a la llegada de la demanda ejecutiva de modo que uses los 4 días para oponerte y así ir ganando tiempo.

Lo que generalmente pasa en estos procesos, es que después de oponerte a los embargos, los acreedores pasan tu deuda a un sistema de incobrables, cobran su seguro y te hacen un ofertón muy conveniente, donde te ofrecen pagar apenas un porcentaje de todo lo que debes con el fin de ellos recuperar sus costos de cobranzas, muy inferior a la totalidad de tu deuda original, y quedas limpio de informes comerciales, de deudas con ellos y tranquilo porque pagaste lo que pudiste.

6. Dejar que rematen la propiedad:

Una de las peores opciones es permitir que te rematen la propiedad, y esto es porque nadie te garantiza que lo que se obtenga del remate alcance para cubrir la deuda, y podrías quedar debiendo aún después del remate y eso sin contar con que quedarás con informes financieros horrorosos durante los próximos 5 años, luego de los cuales ya puedes solicitar una limpieza de todos esos informes para reiniciarte en materia financiera.

¿En qué casos se puede rematar una casa?

El hecho de dejar de cumplir con nuestras obligaciones de pago de cualquier tipo, nos puede llevar, primeramente, a caer en aquella lista negra de deudores que aparecen en el Boletín Comercial o Dicom. Sin embargo, si la deuda tiene que ver directamente con un crédito hipotecario debes saber que en ese sentido los bancos son más estrictos y que no dejarán por ningún motivo que te retrases, por lo que siempre se recomienda tener al día este tipo de endeudamiento. ¿Pero qué sucede si no los pago? lamentablemente, la institución te esperará sólo 90 días – a veces hasta 180 – para que te pongas al día, sino, el muy temido remate tomará parte y será inminente, sin contar que lo mismo sucede con el no pago de contribuciones.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;
los bancos esperan 90 días antes de pedir un remate

¿Tiene solución el remate de una casa?

Por lo visto, sólo se pueden hacer trámites previos a la ordenanza de remate, por lo que si no los haces da como perdido tu hogar.Diez días antes del momento de vender la vivienda, el banco notifica al deudor y le pide pagar todo lo que debe. Pasados estos días la entidad bancaria pide al tribunal el remate definitivo o la entrega en prenda. Si es aprobado, te enviarán una notificación al hogar que, una vez recibida, tienes cinco días para oponerte al proceso. Generalmente, se debe contratar a un abogado externo para solucionar cada detalle y mantener un juicio, sin embargo, el deudor tiene el derecho a uno.

Finalmente, si no hiciste nada en todos los días previos a la venta, ya no podrás hacer nada por tu casa, pero si realmente te moviste e hiciste un esfuerzo adicional debes saber que el juicio se podría expandir hasta por lo menos un año, lo que te daría el tiempo suficiente para solventar la deuda y salir de ella.

Otra cosa que puedes llevar a cabo es que, al saber que si estás cerca de un remate, puedes vender la propiedad y pagar lo que le debes al banco prestador. Es una alternativa muy recomendada para solventar las deudas. Por otro lado, según lo que dicen los bancos, estos están más abiertos al diálogo y a llegar a acuerdos de pago que mejor les convenga, aunque eso es relativo y depende también del nivel de endeudamiento, pero el hecho de que den esa posibilidad ya es un avance, ya que, como sabemos, un remate no es conveniente para ninguna de las dos partes involucradas, por lo general se pierde dinero en este tipo de transacciones.

Desde un punto más arriesgado, se usa el hecho de que un conocido o amigo vaya al remate y ofrezca dinero por la casa de quien practicamente ha perdido todo. No es muy recomendable, ya que se podría comprar la casa nuevamente, pero de todas formas no cubriría todas las deudas o, simplemente, no se gane la oferta y todo quede en nada, situación que sería doblemente frustrante para quien está perdiendo su hogar.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

casa-en-venta

¿Qué sucede en el remate y después de él?

Existen un par de situaciones que pueden suceder en el momento del remate y después de ese amargo evento. Debes tomar en cuenta que cuando adquieran tu casa lo van a hacer por un monto más bajo de lo que vale, por lo que lo más probable es que esa cantidad de dinero no cubra todo el endeudamiento que tienes. Al suceder eso y si continúas con deudas, la entidad bancaria te seguirá cobrándote hasta que pagues todo lo que debes.

Si luego del triste episodio del remate la casa se vendió a un monto superior a lo adeudado, es deber del banco devolver todo el dinero sobrante a quien fue el dueño de la casa rematada, aunque estas situaciones no se dan con frecuencia, sí son reales y están amparadas por la ley, ya que si el banco llega a quedarse con el dinero sobrante estarían comentiendo un delito financiero que es penado por la ley y en tales casos, el conducto regular es denunciar primero en la Superintendencia de Bancos.