Cómo evitar el sobreendeudamiento: trucos y consejos

General -

Cómo evitar el sobreendeudamiento: trucos y consejos
1 voto

El sobreendeudamiento es un mal que persigue a muchos chilenos, que llegan a fin de mes sin poder pagar todas las obligaciones financieras que han contraído, pasando de estar solo endeudados a sobreendeudados, es decir, a tener deudas sobre deudas. Se ha clasificado el sobreendeudamiento como activo y pasivo, siendo el primero el que se adquiere por adquirir exceso de deudas manteniendo los ingresos estables, y el otro por causas ajenas a la voluntad de la persona, como cuando ha sido despedido de su trabajo, o se tiene una enfermedad que implica hacer grandes gastos. Veamos a continuación los peligros de estar sobreendeudados, y cómo evitar esta situación.

deuda-o-ahorro

Qué es el sobreendeudamiento

Como decíamos al inicio, el sobreendeudamiento es llegar a una situación de insolvencia extrema, es decir, cuando ya no se puede pagar con los ingresos todas las obligaciones económicas que se han contraída con casas comerciales, bancos u otras. La diferencia del sobreendeudamiento con el simple endeudamiento, es la magnitud de la deuda y su magnitud respecto al nivel de ingresos, superándolo con creces.

La deuda simple es posible de pagar por parte del deudor, mientras que en un estado de sobreendeudamiento, la insolvencia  y posibilidad de quiebra es inminente.

Los peligros del sobreendeudamiento

Una persona o empresa sobreendeudada, corre varios peligros, que podríamos resumir en los siguientes:

  1. Potencial embargo de todos los bienes a nombre de la persona o sociedad.
  2. Insolvencia financiera.
  3. Pérdida de credibilidad frente al sistema financiero, a la hora de solicitar productos y servicios.
  4. Peligro sicológico para quien lo sufre, como agobio y depresiones por todas las consecuencias que conlleva el sobreendeudamiento.

Afortunadamente, aún cuando ya se tiene notificaciones de demanda extrajudiciales, e incluso si no han pasado más de cuatro días contados desde que recibiste la demanda ejecutiva, existe la posibilidad de salvar los bienes, pero siempre conviene hacerlo antes que llegue la demanda ejecutiva, ya que es muy probable que la anotación la hagan en unos pocos días y no logres traspasar los bienes hacia otra persona, que es la forma en la cual los deudores salvan sus propiedades y bienes cuando se ven en situación de agobio financiero.

Actuar a tiempo es la clave, y por último, siempre esta la posibilidad de acudir a la Ley de Quiebras, conveniente siempre y cuando tengas más deudas que bienes, aún cuando esos bienes tengan deuda, como pueden ser bienes inmuebles con hipotecarios. Esto es porque a través de la ley de quiebras, es posible renegociar o declararse en quiebra y extinguir de este modo todas las obligaciones, pero también te quedas sin bienes.

prestamos-para-pagar-deudas

Cómo evitar el sobreendeudamiento

Puede que sea complicado para alguien ya endeudado, pensar en vivir sin ninguna deuda, pero si se puede, al menos pensar en no aumentar aún más las deudas e irlas bajando poco a poco hasta llegar a un nivel mínimo. ¿Cómo se consigue esto?, veamos algunos consejos que te serán de ayuda:

Generar ingresos extras que puedan ahorrarse

Aunque suene difícil esto, es posible que generes algún ingreso extra realizando alguna actividad extra laboral. Aunque conlleva mayor esfuerzo, en el largo plazo vale la pena hacerlo y ver que se consigue ir ahorrando dinero.

Bajar los gastos no imprescindibles en tu día a día

Todos hacemos gastos inútiles todos los días. Comienza por anotar todo lo que consumes todos los días durante una semana, y luego analiza qué puedes recortar de esos gastos. Verás que en vez de tomarte dos cafés en la cafetería cada día, puedes reducirlo a uno, o bien puedes comprar tu propia cafetera y instalarla en la oficina, y ahorrarás bastante dinero.

Evitar hacer las compras compulsivamente

Sobre todo las mujeres, son las más tentadas a comprar sin pensar mucho todo lo que les gusta, en especial si se trata de ropa y accesorios. Hay que parar y pensar un poco en si todo eso que te ha gustado en la vitrina es realmente necesario de comprar. Si desde hace tiempo lo has estado buscando, es muy posible que si se trate de una compra necesaria, caso contrario, es mejor esperar a que esos artículos estén en oferta.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Gastando menos de los que ganas

Parece fácil, pero a la mayoría le cuesta lagrimas y sudor gastar menos de lo que ganan. Existe tanta sobreoferta de productos financieros que incitan a consumir, que es fácil caer en la trampa, y verse envuelto en un sinfín de deudas provenientes de tarjetas de diferentes casas comerciales y bancos.

No utilizando la tarjeta de crédito

A menos que encajes perfecto los ingresos para el próximo mes, y la uses solo para aprovechar ofertas y descuentos en todo lo básico que necesitas comprar mes a mes, por ejemplo, supermercado. Las tarjetas de crédito son las más peligrosas, pero son también excelentes herramientas para ayudarte con la planificación de gastos, y una vez que las aprendes a usar bien, ahorras mucho dinero con sus beneficios y descuentos, además que aprovechas los puntos que dan para viajar o cambiar en tiendas.

Capacidad de pago

Con un control exhaustivo de todo lo que tienes que pagar de modo fijo todos los meses, ya puedes saber desde antes de adquirir una deuda, si tendrás capacidad para poder pagarla a fin de mes o no. Si en tu planilla de gastos mensuales vez que tienes un gasto fijo que bordea por ejemplo, los $200.000, y tienes un ingreso fijo mensual de unos $500.000, entonces, dispones de $300.000 para pagar gastos variables, que corresponden a deudas de tarjetas y consumos varios. Si calculas que gastas unos $250.000 en gastos variables mensuales, entonces solo puedes pensar en disponer de unos $50.000 para no sobrepasarte del presupuesto máximo que dispones cada mes para pagar todo.

A muchos les complica pagar las cuentas a tiempo, y con los ingresos que ganan, pidiendo nuevos prestamos para cumplir con sus pagos. El problema no es que paguen, sino como lo pagan, ya que si han tenido que pedir nuevos prestamos para pagar, entonces se trata de una situación de sobreendeudamiento de la que hay que salir pronto.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;
Cómo evitar el sobreendeudamiento: trucos y consejos
1 voto

Los comentarios están cerrados.