Condiciones y resguardos a considerar para avalar a un tercero

Credito -

Condiciones y resguardos a considerar para avalar a un tercero
1 voto

Avalar a un tercero para que tome un crédito siempre es arriesgado. Aún así siempre existen personas con la voluntad de avalar a otras en sus créditos, en especial cuando son familiares y amigos a los que se tiene aprecio y por los cuales se tiene intención de ayudar ya que se les conoce y se sabe que no harán mal uso de la responsabilidad que asume el aval.

Aquí veremos cómo un aval puede cuidar sus bienes una vez que ya ha tomado la decisión de avalar a otra persona.

aval-credito-bancario

Qué es un aval

Un aval es una persona que respalda a otra al momento de solicitar un crédito bancario, de manera que si el deudor principal incumple con su compromiso de pago, es el aval quien queda con la obligación de pagar y solventar completamente la deuda.

Un aval y un codeudor solidario tiene la obligación de aceptar por anticipado los cobros, las prórrogas, renovaciones y modificaciones del crédito que se hayan acordado con el deudor principal, asumiendo también cualquier modificación que tenga el crédito posterior a su solicitud.

Los avales también pueden pagar las deudas del deudor principal de modo anticipado, utilizando el derecho a subrogación que le asiste.

Resguardos para avalar a un tercero

El aval, al ser una persona que garantiza al banco el pago de capital, intereses, reajustes y otras costas adquiridas por el deudor principal, debe ser alguien que no sólo tenga la solvencia para cubrir la deuda de otra persona.

Un aval puede y debe tomar algunos resguardos, tales como contar con la autorización de su cónyugue en caso de estar casado bajo régimen de sociedad conyugal y pretender ser aval de otra persona comprometiendo su patrimonio familiar.

Una manera de resguardar los bienes del aval, es que después de haberse convertido en aval comprometiendo sus bienes, traspase estos a nombre de otra persona o los venda, ya que mientras no haya resolución judicial que dicte la imposibilidad de hacerlo, no hay ningún problema con proceder.

Hay casos en los cuales el traspaso de bienes de forma simulada puede deshacerse si se descubre que se hizo la transacción con el objetivo de no pagar la deuda.

Entonces, una manera de resguardarse ante el peligro que el deudor principal no pague y el aval caiga en insolvencia sería, tomar un seguro de cesantía, un seguro de desgravamen para no traspasar a los hijos las deudas y no conservar ninguna propiedad a su nombre. Liquidar lo propio mientras no haya indicio que el deudor principal dejara de pagar la deuda es la mejor manera de evitar que luego le embarguen todo.

requisitos-para-un-prestamo-con-aval

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Dejar de ser aval

Muchos que ya son avales se preguntarán si se puede dejar de lado esa condición una vez que ya se ha asumido. Lamentablemente no se puede hasta que la deuda se haya pagado completamente, o el deudor haya cambiado su aval, traspasando las obligaciones crediticias a otra persona.

Consecuencias de ser aval

Entre las consecuencias que tiene para un aval asumir esta responsabilidad por deudas de otras personas, es adquirir la condición de deudor indirecto en el sistema financiero y crediticio, lo que afecta la capacidad de endeudamiento que pueda tener.

Todas las deudas por las que una persona se convierta en aval, son heredables y justifican el inicio de un juicio en su contra en caso que el deudor principal no pague esa deuda. Los avales se convierten en deudores solidarios y la única manera de sacar de sus herederos la carga financiera en caso de fallecimiento, es contratando un seguro de desgravamen.

Los comentarios están cerrados.