Créditos con DICOM

Credito -

Créditos con DICOM
5 votos

El DICOM suele ser un dolor de cabeza para cualquier chileno, por supuesto lo único fácil es pasar a estar en DICOM pero lo demás tiende a ser un lío, ya sea el simple hecho de saber si uno esta en DICOM hasta la meta de salir de DICOM significan, por lo menos, una molestia, pero eso si, una molestia necesaria, ya que el DICOM afecta varios aspectos de la vida civil de un ciudadano chileno, como el solicitar créditos bancarios.

total-tarjetas-credito-circulan-pais_ELFIMA20121003_0002_1

 ¿Puedo entrar a DICOM por un crédito?

Lamentablemente la respuesta es si. Básicamente de eso trata DICOM, un registro de morosos para que las empresas controlen los riesgos. Ahora, si no hay ningún atraso en los pagos de un crédito, entonces no hay problema, esto se llama deuda vigente, y aunque el nombre puede sonar negativo (como casi todo lo relacionado con deudas), esto es solo el nombre y no significa nada para las empresas.

El problema es cuando existen demoras en los pagos de las cuotas, si un pago llega a atrasarse entre 30 y 60 días, se denomina deuda morosa (esto ya se llama “estar en DICOM”), si el atraso es de entre 61 y 90 días se clasifica como deuda vencida y un atraso de mas de 90 días es una deuda castigada.

¿Puedo pedir créditos estando en DICOM?

Este punto es mas complicado ya que la oferta bancaria es muy variada y cambia de acuerdo a varios factores, como la estabilidad económica del país,  por ejemplo. Si la moneda es muy estable y hay muchas probabilidades de encontrar trabajo, aprobarle un crédito a una persona desempleada con una deuda morosa no significa tanto riesgo como aprobarle el crédito a la misma persona cuando el 20% del país se encuentra desempleado. A modo de dato, la llamada crisis subprime que se vivió en Estados Unidos el 2007 detonó por otorgarle créditos hipotecarios a personas de alto riesgo que finalmente no pudieron pagarlos.

persona-sin-dinero-en-traje

Por supuesto, el hecho de que gran parte del país esté o haya estado en DICOM ayuda a que los bancos sean un poco mas permisivos con el tema pero sigue siendo un factor que complica bastante. Generalmente los bancos mas grandes o mas tradicionales no otorgan créditos a personas en DICOM pero otros bancos mas pequeños si están dispuestos a hacerlos, aunque por lo general piden condiciones como un aval fuera de DICOM y las tasas de interés tienden a ser mayores, si las circunstancias lo permiten, es mas recomendable pagar o repactar la deuda para salir de DICOM y ampliar las ofertas bancarias.

De todos modos, pongo énfasis en que la oferta bancaria es variada y cambiante, por lo tanto, es muy recomendable cotizar e informarse bien a la hora de solicitar un crédito.

Tampoco es recomendable pedir un crédito cuando ya se está teniendo problemas para pagar uno, aún si se dan circunstancias especiales como un crédito hipotecario para una oportunidad única para una vivienda mientras se esta pagando un crédito de consumo.

Entonces, ¿Qué alternativa tenemos?

Como dijimos anteriormente, todo se ve difícil a la hora de estar en DICOM, las alternativas se ven muy reducidas si queremos obtener un nuevo financiamiento. Sin embargo, siempre existen instancias en las que podemos encontrar una que otra mano que nos pueda ayudar a solucionar nuestro problema. Es así como dentro del mercado de ofertas de financiación encontramos una que otra institución que no le molesta en lo absoluto que estés en la lista negra de deudores. Sí, como lo lees, pero ¿cuáles son ellas? Vamos por partes:

Existen opciones para pedir un credito con Dicom
  • Instituciones financieras: si nos ponemos a analizar un poco más allá de la barrera que imponen los bancos, podremos darnos cuenta que existen varias entidades que prestan dinero, pero se mantienen un poco al margen de la fiscalización que realiza la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras. Estas ofrecen el servicio de préstamo de dinero aunque estés en Dicom. Si las tomas como opción recuerda revisar muy bien las tasas de interés a las que te someterás  e intenta investigar si representa o no patrones confiables de conducta con sus clientes, ya que podría quedar en una peor situación que en la que estabas antes.
  • Cooperativas de ahorro y crédito: estas instituciones prestan básicamente los mismos servicios que un banco, o sea, entregan créditos normales e hipotecarios, abren libretas de ahorro, entre otros instrumentos de financiamiento. La diferencia se encuentra en que es un conjunto de personas quienes la crearon como una sociedad en la que todos ganan, en otro palabras, existen quienes se inscriben, pagan una mensualidad y también ganan en la medida que la institución vaya creciendo. En algunas te piden ser socio para poder solicitar sus beneficios, mientras que en otras no es necesario, sólo actúas como un cliente externo. ¿Cómo te puede servir si estás en DICOM? Pues muy fácil, en la mayoría de ella no se te solicita como obligación tener un curriculum financiero limpio, son más flexibles en ese sentido. Lo mejor de todo es que están reguladas por la Superintendencia.
  • Cajas de Compensación: estas instituciones contribuyen a la seguridad social de nuestro país al entregar beneficios a trabajadores y sus familias que sean parte de un empleo inscrito en alguna de ellas. Si el lugar donde trabajas tiene algún convenio con una caja de compensación pregunta si tienen créditos o préstamos que te puedan descontar por planilla, ya que algunas lo hacen. Por otro lado, hay algunas que tienen un servicio donde juntan todas tus deudas, las pagan y las unifican en una sola deuda que les debes pagar a ellos, todo en las cuotas que pactes y que sean de tu conveniencia. Nada de mal, sólo analizarlo bien.
  • Créditos entre particulares: la ponemos como última opción por el solo hecho de ser la que más fuera de la ley se encuentra. ¿De qué se trata? Bueno, existen varios avisos que puedes encontrar en internet donde personas particulares te ofrecen dinero, claramente sin una regulación que te pueda respaldar. En casos extremos puedes utilizar esta opción, ya que no sería para nada bueno que, además de estar en DICOM, tuvieses que lidiar con algún problema anexo por el hecho de querer más financimiento.
  • Préstamos con prenda: resultan ser una alternativa costosa a la larga, pero que te saca de apuros si tienes una propiedad o vehículo para prendar. Estos son los llamados “créditos prendarios”. Se caracterizan por otorgar créditos a personas que no pueden acceder a la banca debido a sobreendeudamiento o porque tienen un flujo de ingresos que no los califica en el sistema bancario. Los préstamos con prenda exigen dejar una propiedad o vehículo como garantía de pago, y es usual que tengan un interés muy alto.

joyas-plantino

  • Dicrep: El crédito prendario de la Dicrep permite obtener préstamos inmediatos dejando empeñadas joyas, electrodomésticos o otro tipo de objeto electrónico. Los préstamos no superan el 60% del valor de tasación del bien, y los intereses al cabo de 6 meses pueden llegar a ser de un 20% del valor del crédito obtenido. Es decir, si se consiguió $100.000 pesos, se termina pagando $120.000. Lo bueno de esta alternativa, es que se obtiene dinero inmediato presentando solamente la cédula de identidad, y si se empeña varios objetos, la cantidad de dinero a obtener puede llegar a ser considerable.

Como ves, solicitar un crédito con DICOM es casi imposible en las instituciones financieras que más se utilizan, sin embargo, si buscas bien, puedes encontrar el financiamiento que quieres. Sólo trata de no generar tanta deuda para que así puedas vivir tranquilo.